Cruz Roja de Rincón atendió a más de medio centenar de inmigrantes en 2008

 
En el balance sobre el año pasado, la organización repartió alimentos a casi 220 familias mensualmente. Bienestar Social contribuye económicamente con las actividades del colectivo en el municipio 

Un total de 56 inmigrantes se acercaron el año pasado a las dependencias de Cruz Roja de Rincón de la Victoria para recibir información sobre sus recursos y derechos sociales. De este medio centenar, 5 personas también quisieron averiguar la forma de retornar a su país de origen, por lo que finalmente consiguieron volver.

El Área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Rincón de la Victoria apoya al colectivo mediante un acuerdo de colaboración por el que subvenciona con 8.000 euros a Cruz Roja para fomentar las actividades de la ONG. En este sentido, el concejal de Bienestar del Ayuntamiento, Ricardo Vivas (PSIRV), se ha mostrado satisfecho por el buen desarrollo de las actuaciones de Cruz Roja. “La ONG Cruz Roja realiza un excelente trabajo y ayuda a los más desfavorecidos”, ha señalado el edil.

“Es una satisfacción saber que la institución continua con la promoción, fomento y captación de voluntariado”. En cuanto a los datos ofrecidos por Cruz Roja respecto al programa de lucha contra la pobreza, 218 familias se acercaron cada mes durante 2008 a las dependencias de la organización para pedir alimentos. También, 176 familias de Rincón de la Victoria fueron a la ONG para conseguir ropa de segunda mano. A este respecto, hasta 37 personas fueron diariamente a la sede de Cruz Roja para poder ducharse, desayunar, e incluso para conseguir ropa limpia.

La organización Cruz Roja consiguió realizar 23 actividades durante el año anterior con la colaboración del Área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Rincón de la Victoria. Mediante el programa “Disfruta la Vida”, 30 personas entre discapacitados y mayores, en este sentido durante 2008 se logró prestar 22 artículos de ayudas técnicas como muletas, sillas de rueda, etc. y hasta 35 personas se pudieron beneficiar de los transportes adaptados para discapacitados y ancianos por lo que pudieron viajar a lugares como: la playa, salidas, comidas en la sede de Cruz Roja, etc.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies